10 estrategias que puedes aplicar en tu negocio

by Mauricio garcias

Quien trabaja en cargos de liderazgo o tiene un negocio propio necesita saber cómo motivar a un equipo.

Las personas que disfrutan lo que hacen, reconocen valor en su trabajo y sienten admiración en sus ambientes profesionales, trabajan con más dedicación y, por lo tanto, garantizan resultados mejores para la empresa.

Además, tener un equipo motivado facilita la reducción de la tasa de rotación de empleados que, cuando está alta, puede perjudicar la producción y generar gastos en materia de reclutamiento y selección.

¡Si estás necesitando aumentar la motivación laboral de tu equipo en tu escritorio, este post es para ti!

Descubre e incorpora 10 estrategias simples que puedes incluir en tu rutina para tener un equipo motivado y eficiente:

1. Dirígete a las personas con claridad

Para que las personas logren un buen desempeño en sus funciones necesitan entender exactamente lo que se espera de ellas.

Por eso, un líder de equipo tiene que ser transparente al especificar el trabajo a realizar por cada uno y sus objetivos.

Cuando los empleados entienden lo que la empresa pretende alcanzar, es más fácil alinear sus expectativas y trazar estrategias asertivas para alcanzar las metas.

Esta transparencia permite la mejora de los feedbacks de los integrantes del equipo de trabajo sobre su actuación, ya que sabrán desde el principio cuáles son sus derechos y deberes y lo que necesitan entregarle a la organización.

Tener una comunicación objetiva y directa también es importante para evitar malentendidos, chismes y dudas entre el equipo.

En ambientes donde las reglas no se explican bien suele suceder que cada uno tenga su versión de lo que es correcto e incorrecto, lo que perjudica bastante la armonía entre los profesionales.

2. Intenta estar siempre presente

Los negocios que funcionan mejor son aquellos en los que el líder o el dueño están siempre presentes y dispuestos a conversar con su equipo.

Esto no quiere decir que necesitas fiscalizar el servicio todo el tiempo o que nunca puedes ausentarte de la empresa.

Lo necesario es que las personas sepan que pueden acudir a ti cuando necesiten alguna ayuda o tengan alguna duda, sugerencia o crítica.

Si no puedes estar presente físicamente en tu negocio, no hay problema. Puedes abrir canales de comunicación online con las personas de tu equipo e informarles que, incluso cuando estés fuera, pueden encontrarte.

3. Define el papel de cada uno

Toda empresa quiere que los empleados den el todo por el todo para alcanzar las metas y generar el máximo de beneficio posible.

Actualmente los negocios que logran garantizarlo son aquellos que reconocen la importancia de los profesionales y los tratan como colaboradores, es decir, personas que aplican sus competencias para que la empresa tenga éxito.

Sin embargo, para que alguien efectivamente colabore en pos de alguna meta, es necesario que se sienta parte de ella.

Para concretarlo necesitas definir bien el papel de cada una de las personas que trabajan contigo.

Demuéstrales cómo encajan en cada proyecto de tu negocio y qué necesitan hacer para que el sistema funcione bien de una manera general.

Además de ayudar a las personas a comprender su participación en los resultados de la empresa, esta estrategia les permite a todos verse como piezas fundamentales y parte de algo mayor, lo que hace que aumente la motivación para trabajar.

4. Estimula el trabajo en equipo

Hablamos de la importancia de que cada uno sepa su papel individual, pero no podemos olvidarnos de reforzar el trabajo en equipo, uno de los pilares de la motivación laboral.

Un buen líder es aquel que logra que el grupo se identifique como un equipo que comparte los mismos propósitos y, por eso, necesita trabajar en conjunto para alcanzarlo.

Indiscutiblemente, esta actitud motiva  al equipo, porque las personas sienten que no están solas y que pueden contar con los colegas en su día a día, ya sea para dudar, intercambiar informaciones o buscar las mejores soluciones a un problema.

Además, si te sientes parte de un mismo equipo reduces la competitividad entre los empleados y estimulas las colaboraciones, transformando el ambiente de trabajo en un lugar de crecimiento mutuo.

5. Cultiva la apertura

Es difícil motivar a un equipo que trabaja en una empresa en la que solo se aceptan las ideas del líder.

Para crear un clima saludable y colaborativo dentro de tu negocio, necesitas abrirte a nuevas ideas y propuestas, para que todas las personas se sienten animadas a compartir sus opiniones y conocimientos.

Es importante recordar que los empleados son piezas claves para que el trabajo sea realizado y que son ellos quienes enfrentan diariamente los desafíos de sus áreas y funciones. Es decir, nadie mejor que esas personas para aportar sugerencias constructivas.

Cultiva la apertura mental y escuchar a las personas que trabajan contigo , mostrándoles que les valorizas y que te importa la opinión de cada uno de ellos.

No necesitas estar de acuerdo con todo, pero debes dar espacio para que ese cambio suceda de manera productiva.

6. Reconoce las buenas acciones

¿Recuerdas aquellos momentos cuando empiezas a trabajar en un nuevo empleo y tenes muchas ideas?

Sí, te esfuerzas para dar lo mejor de ti en tus funciones, sugieres cambios para mejorar el área en la que actúas y utilizas todo tu conocimiento y experiencia para intentar innovar y agregarle valor a la empresa.

Bueno, si el líder de tu equipo no reconoce lo que haces, ni valora tu esfuerzo, es muy probable que en poco tiempo te sientas desanimado o desanimada y empieces a hacer apenas lo que está en el guion, ¿no es así?

Por eso, es fundamental saber reconocer cuando un empleado trae acciones o ideas innovadoras y que funcionan bien en el ambiente de trabajo.

Puedes hacer esto por medio de recompensas simbólicas, como una mención en un panel de la empresa y premios durante algún evento, o incluso ofrecer una bonificación financiera.

Lo importante es que la gente sepa que tu negocio valora a quien se esfuerza, sus  ideas son creativas y entrega buenos resultados.

7. Ofrece feedbacks

Los feedbacks son herramientas importantes dentro de un negocio, pues sirven para mostrarles a las personas lo que están haciendo con corrección y lo que necesitan mejorar.

Un buen feedback es aquel que reconoce los puntos fuertes del colaborador y le muestra, de manera constructiva y respetuosa, sus puntos débiles a ser fortalecidos para mejorar su rendimiento.

Establece un canal de comunicación para brindarle a tu equipo esse feedback e intenta mantener una cierta periodicidad, para que la información no se pierda y puedas realmente evaluar si hubo cambios entre las conversaciones.

Debes aprovechar este espacio también para sugerir cambios, entrenamientos y acciones que pueden ser implementadas para que la persona desarrolle todo su potencial.

Recuerda hacer esto individualmente, para que nadie sienta vergüenza frente a los colegas.

8. Escucha a las personas

Si realmente deseas saber cómo motivar a un equipo, debes tener disposición para escuchar a las personas.

Así como un líder o dueño de un negocio necesita dar feedbacks, tu equipo también debe tener la libertad de compartir sus críticas y sugerencias.

Al escucharlas, sabrás exactamente lo que es necesario poner en práctica para transformar el ambiente de trabajo en un lugar más tranquilo y motivador.

No es por estar en una posición de liderazgo que no necesitas mejorar en ningún aspecto, ¿verdad?

Todas las personas que trabajan juntas deben esforzarse para crecer constantemente y en conjunto. Por lo tanto, recuerda cultivar la apertura para recibir feedbacks también.

Aprendea no llevarlos al lado personal y usa lo que tu equipo te dice para optimizar tus estrategias y mejorar cada vez más.

9. Incentiva proyectos personales

Las personas pasan la mayor parte de su tiempo en el trabajo, pero eso no significa que no tengan otras tareas y proyectos personales.

Por eso, muéstrales que valoras y respetas lo que cada una de ellas hace fuera de la empresa y demuestra interés en esas actividades.

Un ambiente que permite que los colaboradores hablen de otros asuntos es mucho más sano, después de todo, todo el mundo quiere compartir sus experiencias y tener con quién hablar durante el día.

Esto ayuda a renovar las energías, sentirse valorado y tener mucho más ánimo para encarar las actividades rutinarias del trabajo.

El empleado que puede expresarse e interactuar con los colegas tiene muchas más posibilidades de disfrutarlo que hace y sentirse motivado para trabajar mejor.

10. Diviértanse juntos

Las empresas y los profesionales más tradicionales pueden pensar que este tip es un poco extraño, pero puedo asegurarte que un ambiente divertido puede ser una excelente estrategia para tu negocio.

Celebrar victorias con tu equipo y ofrecer momentos de relajación demuestran que te preocupas por las personas y las ves como miembros valiosos, que no están allí solo para el bien de la empresa.

Con esa actitud fomentas la unión entre los colegas y haces que todos se sientan bien en el ambiente de trabajo.

Hay varias maneras de hacer esto en tu negocio.

Puedes crear espacios interactivos, como salas de descanso y ambientes con juegos y videojuegos, organizar happy hours, momentos festivos y periódicos o simplemente crear una cultura organizacional que incentive la interacción y el compañerismo entre los empleados.

Implementar las estrategias que mostramos en este texto es importante para unir a las personas que trabajan contigo y crear un ambiente más agradable que harán posible la tan deseada  motivación laboral.

Si deseas saber más sobre cómo motivar a un equipo, lee también nuestros consejos para tener un equipo armónico y productivo.

Fuente: Clic Aquí Para Ver Mas>>

10 estrategias que puedes aplicar en tu negocio
Califica esta publicación

Share this article

%d bloggers like this: