guía para ser profesor online [+ VÍDEO]

by Irene Rincon

Trabajar dando clases virtuales se ha convertido en una gran oportunidad de negocio, incluso para aquellos que no son profesores.

Esto sucede porque para actuar en el mercado de enseñanza a distancia, basta tener dominio en una determinada área, además de querer y saber compartir informaciones relevantes de manera didáctica e interesante.

¡Si dominas un tema y nunca pensaste en compartir tu conocimiento con otras personas, en este post vamos a mostrarte todas las ventajas de dar clases en línea y te enseñaremos cómo puedes crear un contenido atractivo y completo para tu público!

Pero antes de pasar a la parte práctica, vamos a explicarte mejor lo que son las clases virtuales para que no tengas ninguna duda sobre este tema.

¿Qué es la clase virtual?

Cuando pensamos en clases online, generalmente la primera imagen que nos viene a la mente son las universidades a distancia, cursos de extensión y cualquier otra materia para la formación académica.

Sin embargo, la buena noticia es que los cursos online pueden abarcar cualquier área del conocimiento. Es decir, que no se limitan a los materiales tradicionales como español y matemáticas.

Si tienes alguna habilidad artística, como la danza, o tienes conocimientos en un tema muy específico, por ejemplo, las finanzas personales, es posible que enseñes tus habilidades a través de las videoclases.

De forma simple, la clase virtual es una manera de transmitir conocimiento por Internet. Ellas pueden ser transmisiones en vivo, lives en Facebook, videos en un canal en YouTube, webinars o contenidos producidos con antelación, también conocidos como videoclases.

Pero no pienses que ese es un mercado interesante solo para quien quiere compartir sus conocimientos y aumentar sus ganancias dando clases en Internet.

Por supuesto que el factor económico es un gran atractivo para los productores de contenido, pero las clases virtuales traen muchas ventajas para los alumnos también. Después de todo, logran estudiar el contenido que quieren, cuando y de donde quieren.

Además, cuando una persona decide comprar un curso online, cuenta con un material exclusivo y de calidad sobre un tema que realmente le interesa.

Gracias a su practicidad, flexibilidad y bajo costo, ese formato de enseñanza está ganando cada vez más espacio y siendo preferido por las personas, principalmente por personas que quieren estudiar y no encontraban tiempo para hacerlo.

Además de los estudiantes, las clases virtuales también están siendo vistas como grandes oportunidades para las personas que quieren trabajar en línea para expandir sus fuentes de ingresos o incluso para tener un negocio propio.

El entorno de aprendizaje virtual permite transmitir información a cualquier región de tu país y del mundo de forma instantánea. ¡Esta es una ventaja difícil de dejar pasar!

Con ello, los costos involucrados tanto en la parte de producción y de adquisición de los contenidos se reduce al máximo, pues cuentas de agua, luz, alquiler de aulas y otros insumos son excluidos de la lista de costos del emprendedor.

Es decir, el valor de costo de la creación de una clase virtual es menor, lo que posibilita que su precio de venta también sea menor, atendiendo tanto al comprador como al productor de aquel contenido.

¿Te has dado cuenta de cómo ese modelo de enseñanza es interesante?

¿Quién puede dar clases virtuales?

El profesor o tutor online es la persona que tiene conocimiento en un área específica y crea contenidos para enseñar a otras personas sobre un determinado asunto de su nicho.

Muy conocido en el mercado digital como Productor, es el responsable de la creación del curso online que, como ya dijimos aquí, puede ser acerca de cualquier asunto.

Pero ten cuidado a la otra de definir el tema de tus clases. Debes enseñar algo que sea interesante para los alumnos, o sea, debe ser un tema relevante y que sea muy buscado.

Para entender un poco más sobre la actuación del profesor en el mercado digital y cómo puede vender sus cursos, mira nuestros consejos en el siguiente vídeo:

¿Cuáles son las ventajas de las clases virtuales?

Son varias las ventajas de las clases virtuales para quien produce y pone a disposición el contenido, así como también para quien estudia. ¡Descubre algunas de esas ventajas!:

Clases virtuales - infografía con las ventajas para profesores y alumnos

Para quien produce

  • Bajo costo de producción

Una de las principales ventajas de los cursos online es el bajo costo en materia de producción y distribución. Para tener una idea, es posible grabar clases con la cámara del propio celular sin tener que invertir en equipos específicos para esa finalidad.

Por supuesto, es bueno que tu teléfono tenga una buena cámara para que las imágenes queden nítidas. Pero al principio, puedes comenzar a grabar con el material que tienes disponible en tu casa.

Una vez que decidas mejorar tu producción de contenido, recuerda invertir en una cámara que, actualmente, puede ser comprada por valores mucho más accesibles (hablaremos más sobre esto en este texto).

Con la disminución del costo para producir contenido, los resultados financieros para quienes se dedican a la venta de estos cursos es mayor, ya que puedes venderlos por precios más bajos y obtener así un volumen mayor de ventas.

  • Facilidad para llegar a más personas

A diferencia de lo que ocurre con los cursos ofrecidos en ambientes físicos, las clases virtuales no encuentran fronteras geográficas. Es fácil vender a personas de ciudades e incluso países diferentes del tuyo, pues su contenido puede ser accedido desde cualquier lugar que tenga una red de internet instalada.

El emprendedor también tiene más alternativas para promocionar su producto con los anuncios y las redes sociales, que si son bien segmentados, logran alcanzar al público correcto y a un mayor número de personas.

  • Libertad para definir el mejor formato

Otra gran ventaja para los productores de este tipo de material es la libertad para elegir el tema y el mejor formato para sus clases.

La duración de cada vídeo, el ambiente donde será grabado, el material de acompañamiento, todo ello queda a criterio del productor, que también puede elegir si vende el curso por unidad o si prefiere hacerlo en paquetes de clases para los usuarios que se registren. De esa manera las personas tendrán acceso a contenidos diferenciados por un valor cobrado periódicamente.

  • División del contenido en módulos

A la hora de crear el contenido, el productor puede dividir las clases en módulos. Además de facilitar la vida de los creadores de las clases, esa posibilidad auxilia en la organización del contenido y también en la forma como el estudiante avanza en el aprendizaje.

  • Puedes trabajar desde cualquier lugar, siempre y cuando tengas acceso a Internet

¿Trabajar desde cualquier lugar, a cualquier hora del día? ¡Sí, eso es posible!

Solo tienes que tener acceso a Internet, un ordenador personal o un dispositivo digital similar, para producir el contenido, efectuar ventas, analizar y monitorear de cerca tus resultados.

Para quien participa

  • Libertad para hacer tus propios horarios

La mayor ventaja de quien adquiere la clase virtual es la libertad para establecer un horario de estudios.

En un curso presencial, muchas veces no logramos mantener un equilibrio entre los estudios y la jornada de trabajo, principalmente porque los horarios de las dos actividades pueden coincidir.

Cuando eliges hacer un curso en línea es posible acceder al contenido a cualquier hora del día, siempre y cuando tengas acceso a Internet.

Después de adquirir un curso online, el alumno puede ver y revisar el material tantas veces como desee.

Si es necesario pausar el vídeo para continuar después, esto es posible, ya que toda la información está disponible en una plataforma digital.

Y en el caso de los materiales escritos, como ebooks e infografías, una vez que el estudiante descarga este tipo de contenido, puede ser accedido siempre que sea necesario, incluso sin Internet.

  • Valor de compra más bajo que los cursos presenciales

¿Recuerda que hablamos que el valor de producción de un curso online es más bajo que si el profesor tuviera que dar clases presenciales?

Es por ese mismo motivo que las clases virtuales generalmente son más baratas para los alumnos.

Como el Productor no tiene muchos gastos elevados para crear su curso, es posible venderlo a un precio más bajo, lo que es estupendo para quien va a comprarlo.

Muchas personas tienen objeciones a la hora de comprar un curso online debido al reconocimiento profesional, principalmente de quienes buscan un certificado, además del conocimiento.

Si todavía te preocupa ese punto, pues te digo que muchos cursos disponibles en este formato ofrecen certificación al terminarlos, con base en el aprovechamiento del estudiante durante el proceso de aprendizaje. Algunos cursos son, incluso, reconocidos por algunos Ministerios de Educación.

Es claro que si eliges hacer un curso de formación libre, no tendrás un certificado como el que recibirías en una universidad.

Sin embargo, dependiendo de tu área de actuación y de las clases que has tomado, los certificados recibidos pueden ser agregados a tu currículum, lo cual sirve de diferencial en tu vida profesional.

  • Autonomía para estudiar lo que quieras

Además de la facilidad de poder estudiar en los horarios que encuentras mejor, como ya lo mostramos anteriormente, quien escoge hacer clases virtuales puede elegir el lugar donde quiere estudiar.

Si trabajas viajando y nunca puedes ir a una institución de enseñanza, con los cursos en línea es posible estudiar incluso si estás del otro lado del país o incluso del mundo.

La regla aquí es la misma en materia de horarios: todo lo que necesitas es un buen acceso a Internet, independientemente de donde estés.

¿Cómo producir clases virtuales?

Hay varias etapas en el proceso de producción de una clase virtual. A pesar de eso, no hay secretos: cualquier persona puede comenzar a producir contenido de calidad en formato de vídeoclase.

Preparamos para ti los consejos para que empieces desde ya a actuar en este mercado:

Preproducción

1. Elección del asunto:

Antes de poner manos a la obra es fundamental elegir bien el tema que abordarás en los vídeos. Es importante que sea un tema con el que tengas afinidad y sepas enseñar bien.

Por supuesto que puedes elegir un tema en el que aún no tienes tanto dominio. Pero recuerda que, si lo haces, tendrás que estudiar bastante para que tus clases no sean muy superficiales.

Por eso siempre recomendamos pensar en los temas que más son del gusto del Productor y por los que sientes más afinidad. ¡El proceso de creación de la clase virtual tiene que fluir naturalmente!

Además, ten siempre en cuenta las tendencias del mercado. ¿Qué es lo que la gente quiere aprender de verdad?

Las herramientas como Google Trends ayudan a los Productores a descubrir oportunidades, pues muestran los asuntos de más interés en los buscadores en un determinado período de tiempo.

Y recuerda siempre conocer a tus competidores para lograr una ventaja competitiva dentro de tu nicho. Aunque otras personas ya están dedicándose al tema que has elegido, es posible producir algo nuevo y diferenciado abordando lo que aún no se ha mostrado.

2. Elección del escenario:

¿Dónde se graban los vídeos? ¿En un ambiente cerrado o abierto? El escenario a ser escogido debe guardar relación íntima con el tema de las clases.

Puede parecer solo un detalle, pero la identidad visual del proyecto es tan importante como el contenido que se transmitirá en las clases. Cuanto mejor pensado el escenario, más cohesión tendrá la presentación y, consecuentemente, mejor el aprendizaje virtual.

3. Creación del Guion:

No basta con tener una buena idea, hay que llevarlo al papel.

Los guiones permiten tener una visión más clara de todo lo que se debe decir durante el vídeo. Este documento funciona como una especie de “guía”, ayudando al productor a la hora de grabar.

Por eso, después de definir el tema de tus clases, recuerda crear un bosquejo de lo que enfocarás, para que no te olvides de nada cuando estés grabando tus vídeos.

Grabación

4. Iluminación para vídeo:

Una excelente estrategia es aprovechar al máximo la luz natural del día, pues es hermosa visualmente y, siendo bien aprovechada, genera menos sombras en la cara de quien está frente a la cámara.

Si optas por un entorno de grabación cerrado, hay algunos tipos de iluminación, como la iluminación de tres puntos, que se pueden reproducir con los equipos que ya tienes en casa.

Lo importante es grabar las clases virtuales en un ambiente iluminado para que el vídeo sea visualmente comprensible.

5. Cámaras para grabar:

Actualmente, la mayoría de los teléfonos móviles tienen cámaras que graban en HD y se pueden utilizar para hacer los vídeos. Es decir, no es necesario invertir en equipos profesionales para empezar.

Sin embargo, si quieres aumentar tu experiencia en tu área de actuación y desarrollar un material excelente para tus alumnos, vale la pena que  inviertas en una cámara con el fin de grabar tus clases.

Un vídeo producido con una buena iluminación, una cámara profesional y un micrófono para captar el sonido de manera clara son fundamentales para que tu clase virtual deje de parecer de aficionado y pase a ser vista como un contenido profesional.

Si todavía no entiendes bien acerca de las cámaras, no dejes de leer nuestro post que te muestra cuáles son las mejores cámaras para grabar vídeos.

Post-producción

6. Edición:

Después de haber grabado todo lo que mostrarás en tu clase virtual llega el momento de editar tus vídeos.

Esta es una etapa extremadamente importante en la producción de un curso en línea y, aunque no seas un editor profesional, puedes utilizar algunas herramientas en línea diseñadas para la edición de tus vídeos.

Hay varios programas de edición de vídeo completamente gratuitos y la mayoría de ellos son muy intuitivos.

Este tipo de herramienta permite que el productor haga algunos cambios en los vídeos, como cortes, añadir elementos, insertar efectos, para hacer del material más profesional e interesante.

7. Elección de la plataforma para tu curso:

Ahora que el vídeo está listo y editado, es hora de poner a disposición el contenido en un entorno de aprendizaje virtual.

La primera idea de muchos Productores es explorar YouTube, lo que debe hacerse principalmente para conocer mejor a la audiencia y entender el tipo de contenido que la gente está buscando.

Pero si tu objetivo es transformar tus clases en un producto para ganar dinero, YouTube no puede ser tu única opción.

Existen varias plataformas específicas para cursos online, como Hotmart, que ofrece diversas herramientas para quienes desean colocar el material a disposición, en este caso tu clase en línea, y mantener contacto con los compradores e incluso con las personas que venden ese tipo de producto. Vale la pena buscar antes para encontrar la que más se adapte a tus necesidades.

Si estás empezando ahora y todavía no entiendes muy bien de este tema, echa un vistazo a nuestro post que te enseña cómo elegir una plataforma de cursos en línea.

8. Promoción y venta

La gran pregunta después de tener el contenido en tus manos es cómo realizar la venta. Esto sucede porque vender por Internet es muy diferente de vender en el mercado tradicional.

Es necesario atraer a los clientes y llevarlos a realizar una acción, en este caso, comprar tu clase virtual.

Hay varias estrategias online que puedes utilizar para que la gente conozca tu curso online.

Independientemente de cuál elijas, lo fundamental es mostrar todos los diferenciales de tu clase y obtener la confianza de tu público.

Para ello debes mostrar que te preocupas por la experiencia del comprador desde la adquisición del producto, hasta las dudas que pueda tener sobre el contenido.

Algunas estrategias de divulgación que pueden y deben aplicarse conjuntamente son:

Por medio del envío de contenido a listas de email es posible mantener contacto con personas interesadas en tus clases y clientes.

A pesar de que muchas personas piensan que el correo electrónico no es una estrategia tan efectiva, pues aquí te decimos que para la venta de productos digitales, esta es una práctica muy recomendable.

Pero no pienses que solo enviar varios correos electrónicos con promociones hará que las personas quieran comprar tu clase virtual.

Recuerda que para que sea eficiente el email marketing debe ser atractivo, mezclando texto e imagen, además de siempre tener contenido relevante y segmentado de acuerdo con la etapa en que el destinatario se encuentra.

Las redes sociales son estupendas formas de conquistar nuevos clientes y mantener contacto con las personas que ya conocen tu curso en línea.

Realizar publicaciones periódicas y mantener presencia dentro de estos medios es la clave para encontrar un público superior, lo que te permitirá realizar más ventas.

Pero recuerda aplicar el principio de Pareto en tu producción de contenido para redes sociales: 80 % de tus mensajes deben ser de contenido relevante y educativo para el público, y solo el 20 % para hablar sobre ti y tu producto.

Además, no pienses que tener un perfil en cada uno de los medios que existen hará que vendas más.

Entiende cuáles son las principales redes utilizadas por las personas que deseas alcanzar y utilízalas de forma recurrente para crear una relación con tus clientes potenciales.

En el caso de quienes se dedican a producir  clases virtuales, es fundamental que tengan un espacio personalizado y específico dedicado a conversar y educar a sus posibles consumidores.

Con un blog es posible compartir novedades, resolver dudas, ofrecer materiales complementarios y profundizar en tópicos abordados en las clases. ¡Mira cómo crear un blog!

Si tienes todo lo necesario para crear un curso en línea, pero crees que no tienes las habilidades necesarias para promocionar y vender tu producto, una gran alternativa son los programas de Afiliados.

A través de este tipo de estrategia ofreces tu clase virtual en una plataforma digital que conectará tu producto con personas que tienen facilidad en vender.

Estas personas se llaman Afiliados. Ellos reciben una comisión cada vez que divulgan y venden el producto de alguien, lo que es una ventaja para quien creó el curso, ya que no necesitará pensar en estrategias para divulgar sus clases.

Clases virtuales: el futuro de la enseñanza-aprendizaje

Después de leer todo el texto y llegar hasta aquí, seguramente debes haber notado que la clase virtual no es solo una tendencia pasajera, como algunas personas se imaginaban años atrás.

Este tipo de proceso de enseñanza y aprendizaje ya forma parte del día a día de varias personas que están en busca de más conocimiento y desarrollo profesional.

Pero además se trata también de un modelo de negocio accesible y bastante rentable para aquellos que desean emprender en el mercado digital.

La buena noticia, como lo has visto, es que hay un espacio para nuevos Productores de contenido que tengan ganas de trabajar produciendo clases virtuales.

Si te has dado cuenta de que esta es una buena alternativa para enseñar lo que sabes de mejor, pero todavía necesitas más información para hacer realidad esa idea, no dejes de leer nuestra guía completa para crear cursos en línea.

  • Este post fue publicado originalmente en enero de 2018 y fue actualizado para contener información más completa y precisa.

Fuente: Clic Aquí Para Ver Mas>>

guía para ser profesor online [+ VÍDEO]
Califica esta publicación

Share this article

%d bloggers like this: